Descripción

Ponga los mangos de los utensilios hacia el centro de la cocina. En cocinas con rejilla, centralice la pieza y alinee el mango a la rejilla. Los utensilios calientes se deben dejar fuera del alcance de los niños. Estes productos no pueden sufrir modificaciones. Antes del primer uso, lave con esponja blanda, jabón neutro o detergente líquido. Seque bien con un paño seco. Su utensilio está listo para el uso, siempre a fuego bajo o mediano – nunca superior a 220ºC. Al manejar su utensilio caliente, tenga cuidado para no arañar el revestimiento externo. No deje escurrir grasa ni alimentos en el área externa de la pieza para evitar manchas. La preparación de salsa y alimentos con fuerte pigmentación puede causar alteraciones en el color del revestimento interno. Para revolver los alimentos use solamente utensilios de silicona, nylon o madera. Evite sumergir el utensilio caliente en agua fría. Nunca use productos abrasivos en el lavado. Si deja quemar algún alimento, humedezca el área y déjela en remojo hasta que se puedan retirar los residuos pegados con esponja y jabón. Para desechar productos y envases siga las orientaciones de reciclado vigentes. Estes productos no necesitan mantenimiento especial, sólo limpieza.